Supinación (también conocida como infrapronación)

La supinación se da cuando el pie no realiza, dentro de los valores normales, el movimiento de la pronación. Estadísticamente, es la opción menos frecuente de tipo de pisada del corredor, oscilando entre un 5 y un 10% del total de corredores.

Ocurre que, en la primera fase del apoyo del pie, la zona externa del calzado golpea el suelo con un ángulo mayor, lo que provoca una gran transmisión de impacto a través del tren inferior. Esta carga lateral del pie se prolonga durante todas las fases del apoyo plantar, afectando a la eficiencia de la carrera.

Por este motivo, los supinadores usualmente desgastan las zapatillas en la zona exterior del talón, y la parte superior de la zapatilla puede estar desplazada, e incluso deformada, hacia el exterior.

Los supinadores tienden a ser susceptibles a sufrir lesiones, como las fracturas por stress, debido principalmente al exceso de impacto que reciben.

Éste tipo de corredores debería elegir unas zapatillas de running neutras o para supinadores, que estén dotadas de buena amortiguación, y evitar las mediasuelas de doble densidad. Esto ayudará a reducir el impacto que las piernas y la espalda sufren durante la carrera.

Cargando imágenes desde Flickr

Tu carrito